No hay límites

Alguien intenta vender su obra-terapia, quizás con la intención de recuperar el dinero que se gastó en terapeutas que no le funcionaron. Otros camuflan bajo la etiqueta de arte abstracto su falta de talento y de técnica, algo que es una falta de respeto hacia los maestros de otras épocas e, incluso, hacia el propio espectador. Destrozar un soporte, abombando una tela, demuestra una atrevida falta de conocimiento. Y si, finalmente, el comisario presenta a los artistas y su obra en un contexto de fiesta improvisada sin diversión, el auténtico talento queda camuflado tras las piezas que no han tenido ninguna oportunidad de ser vistas como se merecían.

Inés Legemaate

I like to receive inputs from what I see, hear, read, experience and talk about, and then recycle (or not) and express it through a writing, drawing or painting process.

Leave a Reply

Close Menu